Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El bloqueo de USA y nuestros valores económicos

18/01/2019 06:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se hace necesario, un mayor esfuerzo dirigido a humanizar los datos estadísticos, a no quedarnos con la pura cifra, sino traducir el hambre y los número

Asidero

 

Seguimos, con las mismas dudas. ¿Estamos en una recesión, un default sincronizado o, simplemente hacia una desaleración? Es difícil acertar la repuesta, ante un gabinete silente que solo dice amén, a las medidas corporativas hacia el Estado promotor, donde los pasos a seguir es una dictadura o un ejercicio democrático, peor que los gobiernos que nos asesoran, sin olvidar al Grupo Izquierdista español, Podemos, quien mantienen como asesor desde el CELARG a uno de sus principales promotores, Rafael Serrano Mancilla.

Bueno, la mejor respuesta, por bromas aparte, es quienes predicen la caída en la actividad económica, son los mercados financieros y, en esta ocasión, ya estamos tocando fondo con recesiones que fueron precedidas por un desplome de los valores bursátiles.

De acuerdo con esta teoría, y tras el descenso de entre el 17 y el 22% en la mayoría de los parqués mundiales en los últimos meses de 2018, el mundo habría puesto rumbo a la próxima crisis y, nuestro país, Venezuela, no es adverso a ello por su situación de bloqueo y articulación monetaria. Hasta el punto de que algunos teóricos definen economista como aquel que mejor predice el pasado, teniendo en cuenta que ocho de las diez últimas crisis jamás fueron previstas por los expertos.

Esto, me recuerda a 2008, es, decir, remontamos una década, y lo veo igual, un Estado plagado de incertidumbres, diatribas y cerrazón. El 2018, cerró como empezó, enmarañado por la controversia política, sin acuerdos que permitan avizorar un resquicio de distensión y revestido de un halo cada vez más certero de que algo esta podrido en el país, ese olor nauseabundo a corrupción y crimen al más alto nivel, que no nos deja siquiera pensar.

Como hace diez años, las autoridades persisten en su actitud contumaz y provocadora, tratando de cambiar las reglas de juego y engañar al pueblo

, sobre todo, en el tiempo electoral, en vez de buscar sanar las heridas y consultar a los mejores economistas del país. No hace más que zaherir los ánimos y encaminar a la gente hacia el punto de no retorno en la confrontación. Ojalá que 2019, acalle el cisma que nos mantiene heridos de una muerte económica, los ministros en vez de unirse para sanar, lo que hacen es aplicar sal y ácido, originando colapsos en gobernaciones y alcaldías.

Interrogantes todas que se unen entre sí, que encontraron inmediatamente un fuerte lazo con el sensible tema de los Derechos Humanos en el país. Viejas denuncias sobre los ataques a la libertad de expresión, libertad de circulación, derecho a la vida, garantías del debido proceso, e inclusive, la existencia de bandas armadas que actúan con la anuencia y hasta el acompañamiento de los organismos de seguridad del estado venezolano, encontraron innumerables pruebas documentadas en fotografías y videos, que generaron una verdadera conmoción en la opinión pública internacional; la cual inmediatamente comenzó a expresarse en las voces de connotadas personalidades como el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, su homólogo en la Organización de Estados Americanos, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión y el Parlamento Europeo y hasta el Papa Francisco.

Todo está escrito y archivado.

Se hace necesario, un mayor esfuerzo dirigido a humanizar los datos estadísticos, a no quedarnos con la pura cifra, sino traducir el hambre y los números, ese ardor en el estómago, a historias vivas y tangibles cuando recibimos nuestra paga y nos trasladamos a los mercados públicos, cada una en un contexto diferente, como una muestra del sufrimiento humano, y a lo que éste puede llegar. ¿Qué comprar? He ahí, el dilema.

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1157 noticias)
Visitas:
5597
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.