Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Goizeder Lamariano Martín escriba una noticia?

Billie, de Anna Gavalda

08/11/2014 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Título: Billie Autora: Anna Gavalda Editorial: Seix Barral Año de publicación: 2014 Páginas: 246 ISBN: 9788432221057

Anna Gavalda me conquistó en 2010 con Juntos, nada más . Luego llegaron Quisiera que alguien me esperara en algún lugar y El consuelo , que también me entusiasmaron. Entre abril y mayo leí La sal de la vida , que no me gustó nada, pero ya sabéis que el momento no era para nada el adecuado, ni para ese ni para ningún otro libro. Aun así quería reconciliarme con la autora y darle otra oportunidad, por eso cuando el otro día fui a la biblioteca me traje su última novela, Billie , y una vez más Gavalda lo ha vuelto a hacer. Me ha sorprendido, conquistado y entusiasmado. Hemos hecho las paces a lo grande.

Billie Es a simple vista una historia sencilla, con pocos personajes, pocos escenarios y una trama en la que no pasan demasiadas cosas. Pero si leemos entre líneas, si escarbamos un poco y miramos más a fondo, descubrimos una gran historia. Vamos, como pasa con las personas si nos tomamos la molestia de conocerlas en lugar de juzgarlas. De eso saben mucho los dos protagonistas de esta novela.

Franck tiene un padre autoritario, que no acepta su homosexualidad y al que no sabe decir que no a pesar de su egoísmo y sus obsesiones paranoicas. Su madre es adicta a las pastillas antidepresivas. Menos mal que está Claudine, su abuela. Una mujer cariñosa, comprensiva, entrañable con la que siempre puede contar para escapar del mundo, para huir, para refugiarse.

Billie es de las Morilles, un barrio marginal, lleno de gitanos, alcohólicos, drogadictos y gente que solo sabe comunicarse a través de gritos, golpes y violencia. Su madre les abandonó cuando ella era un bebé de menos de un año. Su padre es un alcohólico violento y su madrastra, más de lo mismo. Sin cariño, sin protección, sin respeto, sin educación, sin higiene, sin una casa en condiciones, sin un hogar, sin una familia.

Así ha crecido Billie. Y a fuerza de recibir palos y más palos se ha construido una coraza que la proteja y la aísle del resto del mundo. Siempre a la defensiva, enfadada con todo y con todos, sola, aislada, marginada, porque todos saben que es de las Morilles, y por más que lo intente ella no puede disimularlo.

Franck y Billie van juntos al instituto pero no son amigos, ni conocidos, ni siquiera compañeros. Hasta que coinciden en la misma clase y el azar les empareja para representar una escena de Con el amor no se juega , la obra de Alfred de Musset protagonizada por Perdican y Camille. Lo que para Billie iba a ser un auténtico coñazo acaba siendo, gracias a Franck y a su abuela, el primer día del resto de su vida.

Una vida en la que a base de luchar cada día, esforzándose por pasar olímpicamente del qué dirán y los convencionalismos, aceptando quiénes son, mirando hacia adelante para intentar olvidar sus orígenes, poco a poco, juntos, dejarán atrás su antigua vida, la que estaban predestinados a vivir, llena de miseria física, moral e intelectual. Porque por primera vez ya no están solos. Se tienen el uno al otro. Para comprenderse, para ayudarse, para apoyarse y levantarse cada vez que se caen o los tiran. Los dos juntos frente al resto del mundo. Que les den a todos.

Y de todo esto nos enteramos porque Billie se lo cuenta a una estrella, a su estrella, mientras ella y Franck están atrapados tras caerse por un precipicio. Están solos, aislados, perdidos en medio de la nada y, por si fuera poco, Franck está inconsciente, comatoso, en fuera de juego. Por eso es Billie la que le cuenta a su estrellita y a nosotros los lectores quién es ella, quién es Franck y quiénes son los dos juntos. Cómo era su vida y cómo ha cambiado, las cosas que les ha tocado vivir y sufrir, los palos que les ha dado la vida. Sus miedos, sus sueños, sus pesadillas y sus fantasías.

Y lo hace con un estilo que, al menos a mí, me ha resultado irresistible. Con un lenguaje desenfadado, coloquial, que en muchos momentos llega a ser vulgar pero, al mismo tiempo, es tremendamente cercano, divertido, conocido. Porque todos hablamos así y conocemos a gente que también lo hace. Y precisamente por eso Billie resulta tan cercana, tan creíble, tan conocida.

Como un familiar, una amiga, alguien que es capaz de hacernos reír con sus locuras, su forma de hablar sin pensar antes lo que va a decir, da igual que sea la mayor barbaridad del mundo, ella la suelta y se queda tan ancha, porque se la suda lo que la gente pueda pensar de ella. Nunca le ha importado nadie porque nunca nadie se ha preocupado por ella.

Franck es más comedido, más razonable, más políticamente correcto. Quizá por eso forman un tándem tan bueno, se complementan a la perfección y esa unión hace disfrutar a los lectores muchísimo.

Billie, La protagonista y la novela, es arrolladora, intensa, humana y nos llega muy adentro, nos hace reír y llorar, nos conmueve, nos remueve. Con un estilo ágil, fresco, sencillo y fluido, con mucho ritmo, capítulos cortos y menos de 250 páginas, esta historia me duró tan solo un par de tardes. Se lee sola y deja tanto poso, crea tan buen rollo, que dan ganas de volver a leerla nada más terminarla.

Una vez más Anna Gavalda es capaz de hablar de temas tan duros como la droga, el alcohol, la prostitución, la soledad, la pobreza o la miseria sin tristeza, sin lástima, sin dar pena ni mucho menos dejarnos un mal sabor de boca. Todo lo contrario. Transmite optimismo, esperanza, pasión por la vida.

Huye de los convencionalismos, de las etiquetas. Porque hogar, familia, cariño, felicidad son solo eso, etiquetas. Y cada uno las encuentra donde quiere o donde puede. Porque el hogar, la familia, el cariño, la felicidad y, sobre todo, el amor pueden encontrarse en cualquier sitio, incluso al fondo de un precipicio en medio de la nada. Y eso Franck y Billie lo saben muy bien. Ahora os toca a vosotros descubrirlo.

Si te interesa el libro puedes encontrarlo aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Goizeder Lamariano Martín (350 noticias)
Fuente:
cuentatelavida.blogspot.com
Visitas:
1163
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.