Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Bernie Sanders quiere terminar con el béisbol profesional

15/01/2020 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageBernie Sanders ama el béisbol. Le gusta tanto que cuando se enteró de la decisión de las Grandes Ligas de Béisbol de eliminar 42 de sus 160 equipos de ligas menores, pidió que el Estado presionara a la MLB para que se quedara con los equipos, protegiendo los empleos de los jugadores de las ligas menores y aumentando sus salarios anuales. Ha sugerido que se utilicen las subvenciones del gobierno a los estadios de deportes profesionales para obligar a la Liga a someterse a sus demandas. Pero su objetivo no es reducir el bienestar de las empresas (¿lo es alguna vez?) ? simplemente quiere que un negocio mantenga sus ramas no rentables.

Debería ser bastante absurdo ? incluso para la gente que suscribe las ideas socialistas de Sanders ? decir que el Estado necesita proteger los empleos de la gente que juega para ganarse la vida. El entretenimiento deportivo es ciertamente un bien económico válido, pero los más fieles apóstoles de la omnipotencia estatal deberían ser capaces de reconocer que los profesionales asalariados de los juegos es un lujo notable que pocas personas pueden esperar disfrutar de manera realista en cualquier economía. Sanders también cita el valor comunitario de los equipos de béisbol de las ligas menores ? haciendo referencia romántica a sus propias memorias personales ? sin darse cuenta de que los beneficios de la asistencia son la señal de cuánto valora una comunidad la franquicia. Es como si Sanders juzgara mejor lo que las comunidades valoran que los propios ciudadanos.

Dejando a un lado estas obvias objeciones, Sanders piensa que está trabajando para salvar el béisbol, pero si se sale con la suya, es probable que su plan acelere el declive del béisbol (a menos que el Estado aumente sus subsidios para los deportes profesionales, lo que Sanders apoyaría sin duda alguna). La realidad es que el sistema de ligas menores es una reliquia de una sociedad que consumía los deportes de manera muy diferente a como lo hacen los espectadores modernos, y la decisión de eliminar progresivamente los equipos de las ligas menores refleja estos cambios.

Dos pasatiempos estadounidenses

La popularidad del béisbol creció constantemente a lo largo de los últimos años del siglo XIX, lo que llevó al desarrollo de varias ligas profesionales. Las competiciones atléticas que se llevan a cabo dentro de cada liga y las competiciones económicas que se llevan a cabo entre ellas. A principios de siglo, las dos ligas dominantes ?la Liga Americana y la Liga Nacional? llegaron a un acuerdo que les permitió mantener cierta independencia, pero que unió la competencia económica y la deportiva. Las ligas continuarían compitiendo atléticamente en forma aislada, y los campeones anuales de cada liga jugarían entre sí en la Serie Mundial (el juego de All-Star de media temporada fue agregado en 1933, pero el juego interliga en la temporada regular no comenzó hasta 1997). Otras ligas que no lograron igualar a la Nacional ni la Americana en el frente económico sobrevivieron como equipos de granjas ? el sistema de alimentación de las ligas menores para las mayores.

Aunque el béisbol siguió creciendo en las dos primeras décadas del siglo XX, la popularidad explotó después de que los cambios en las reglas cambiaron el dominio del lanzador al bateador, lo que llevó a bateadores poderosos como Babe Ruth, que atrajo a los aficionados con la esperanza de verlo golpear la pelota fuera del parque. Pero los aficionados no tenían forma de presenciar estas hazañas desde casa. Si querías ver el partido, tenías que comprar una entrada y viajar al estadio ? una barrera significativa incluso para aquellos que participaban en el auge del automóvil que ya estaba en marcha. Los mejores equipos se establecieron naturalmente en las ciudades más grandes de Estados Unidos, donde los aficionados podían ir caminando al estadio, y las franquicias de las ligas menores encontraron un mercado en las ciudades más pequeñas cuya población todavía disfrutaba del béisbol, pero que no eran lo suficientemente grandes para apoyar a un equipo de las grandes ligas. La asistencia fue crucial para hacer el deporte económicamente viable.

Las primeras ligas de fútbol trataron de seguir el modelo del béisbol, algunas incluso disfrutando del respaldo de la MLB. Pero a diferencia del béisbol, el mercado era estrecho. Contrariamente a la concepción popular, no era tanto que los estadounidenses no tuvieran gusto por el deporte, sino que la dependencia de los ingresos de las entradas limitaba la expansión de las ligas. Los jugadores de fútbol eran mucho más propensos a sufrir lesiones durante un partido, e incluso cuando no las sufrían, el deporte era más agotador, por lo que era imposible jugar ciento cuarenta partidos en una temporada, como lo hacían los equipos de béisbol a principios del siglo XX. Al jugar una fracción de los partidos, los equipos de fútbol no podían ser rentables con la venta de entradas para los partidos en casa, por lo que las ligas eran pequeñas y estaban limitadas geográficamente para permitir que los equipos competidores compartieran un campo.

Sin embargo, mientras que el fútbol profesional estaba limitado por estas barreras económicas, el deporte era perfecto para los estudiantes. Las universidades no son muy diferentes a las ciudades pequeñas, lo que les da a los equipos deportivos universitarios una asociación para desarrollar una base de aficionados. Los aficionados al béisbol veían a su equipo como representante de su ciudad; los equipos de fútbol universitario hacían lo mismo en las universidades. El crecimiento del fútbol universitario reflejó el del béisbol mucho más estrechamente que el del fútbol profesional, aunque en menor escala. La limitación aquí, por supuesto, era que, antes de la Segunda Guerra Mundial, pocos estadounidenses asistían a la universidad. El fútbol era, por defecto, un deporte para las élites económicas, mientras que el béisbol era el pasatiempo populista.

En los años cincuenta, los cambios económicos interrumpieron esta tendencia. En el auge económico de la posguerra, millones de estadounidenses de clase media compraron casas producidas en masa en las afueras de las grandes ciudades, lo que dio lugar a los suburbios como un tipo de comunidad que no se parecía totalmente a la ciudad o al país. Aunque la proliferación de automóviles hizo que los viajes a la ciudad fueran más accesibles, el béisbol tenía menos aficionados a poca distancia de sus estadios. Para los equipos de las grandes ligas, por supuesto, este era un problema menos pronunciado ? más gente estaba dispuesta a hacer el viaje para ver un partido de las grandes ligas, pero los equipos de las ligas menores sentían el cambio de manera más dramática.

La televisión, sin embargo, fue la que más ayudó a lanzar el fútbol a la cima de la jerarquía deportiva en Estados Unidos. Puede que el fútbol no fuera el deporte más viable económicamente cuando los ingresos dependían principalmente de la asistencia en directo, pero el deporte era perfecto para la televisión, cuyos ingresos procedían de los anuncios. La suburbanización y la propiedad de la televisión en casa crecieron en conjunto. En 1950, Bob Levitt ? un desarrollador suburbano pionero ? comenzó a anunciar sus casas de 7.995 dólares incluyendo no sólo un refrigerador y una lavadora, sino también un televisor personal. En 1948 se vendieron menos de doscientos mil televisores. En 1950, el número había crecido a cinco millones.

En 1958, cuarenta y dos millones de hogares tenían un televisor. Este año resultó ser fundamental para la popularidad del fútbol, ya que el partido de campeonato entre los Colts de Baltimore y los Gigantes de Nueva York ?jugado en el estadio de los Yankees, lo que indica que el béisbol ha sobrevivido al dominio? terminó con una muerte súbita en la prórroga, después de un emocionante paseo de ochenta yardas hasta el touchdown ganador de los Colts. El juego ganó el título duradero de «El mejor juego jamás jugado», e hizo para el fútbol lo que Babe Ruth había hecho para el béisbol en 1919.

Ligas menores, desperdicios mayores

El béisbol ciertamente se benefició del nuevo medio también, pero se había desarrollado de una manera que lo hizo comparativamente menos adecuado para los deportes televisados. Los equipos de las ligas menores eran financieramente viables cuando la asistencia en vivo era la única manera de que la mayoría de la gente disfrutara de un juego, pero las televisiones hacían demasiado fácil que las audiencias vieran sólo a los mejores atletas. La (moderna) temporada de 162 partidos también significó que los aficionados se saturaron de partidos, lo que es análogo a tomar un popular espectáculo de Broadway y transmitirlo por televisión una y otra vez. El modelo de asistencia en vivo del béisbol no se construyó con la expectativa de que los mismos aficionados asistieran a todos los partidos. Pero la televisión lo hizo posible. La televisión, combinada con el alto número de juegos en la temporada de béisbol, hizo que fuera fácil para los aficionados ignorar virtualmente el béisbol de las ligas menores.

Las ligas menores, por supuesto, seguían sirviendo como un sistema de guardería necesario, preparando a los jugadores para las grandes ligas. El fútbol, sin embargo, habiendo crecido predominantemente a través de los deportes universitarios, tenía un sistema de alimentación natural que no requería apoyo financiero de la Liga Nacional de Fútbol. El creciente sistema universitario evolucionó como una guardería de facto que aún disfrutaba del apoyo de los estudiantes y los aficionados locales, y como tanto el fútbol universitario como el profesional jugaban menos partidos, cada uno de ellos podía atraer una audiencia televisiva comercial.

En la década de los ochenta, cuando el béisbol universitario comenzó a disfrutar de su propio y rápido aumento de popularidad ? incluso ganando una modesta cobertura televisiva ? el béisbol de las ligas menores comenzó a parecer cada vez más innecesario. De hecho, como el propio Sanders insinúa sin querer, los subsidios gubernamentales (incluyendo, significativamente, el apoyo de los gobiernos municipales) han ayudado a apuntalar las franquicias de las ligas mayores y menores . Sanders no reconoce que la necesidad de estos subsidios socava su reclamo sobre el valor comunitario de los equipos deportivos ? si las comunidades los valoran, comprarán boletos para los juegos.

Aparentemente, lo que la gente realmente valora es la capacidad de ver a los mejores atletas desde la comodidad de sus casas de forma gratuita en lugar de pagar para ver a los atletas de segundo nivel en vivo. La MLB está simplemente respondiendo a la demanda de los clientes mediante la eliminación gradual de las franquicias de las ligas menores, y si Bernie se sale con la suya ? sin entregar más generosidad del Estado a los propietarios de las franquicias ? su plan no salvará el béisbol; ayudará a matarlo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1229
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.