Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nuevopolitico escriba una noticia?

La Banca Chilena y sus Privilegios. Por Nelson Castro Q.

07/02/2012 03:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy analizaremos parte de la forma de operar, de los sistemas políticos, económicos, e institucionales

que se dan en Chile. Sistemas que se crean para servir indirectamente, al interés de los grandes grupos económicos de cada nación, pero que muchas veces, por no decir en todas las ocasiones en que es necesario aplicarlos, estos funcionan para el beneficio de unos pocos privilegiados, porque se piensa que otra forma de gestionar, significaría un daño de mayores dimensiones, en el largo plazo a los subsistemas asociados. Teoría

que en el largo plazo funciona, pero sacrificando siempre, a los mas desprotegidos del sistema total. Entre ellos, “los llamados Moya”.

Hoy quiero abordar, de todos los males que padece la clase media, la relación abusiva que la daña, dañó y

seguirá dañando, a travès del sistema económico establecido por ley y mediante la supremacìa de las instituciones financieras chilenas.

Asociado a este tema, y siempre pensando en la clase media, es necesario recordar de partida, que el IPC de junio alcanzo a un 0, 9 %, el más alto desde septiembre del 2005 que fue de 1%. Sume el alza reciente de la electricidad entre el 4, 5 y 4, 9 %, que acumula un 16 % el último año; la leche líquida aumento en 12 meses 36% ($ 596 el litro); las hortalizas aumentaron un 8, 6 % y subirán màs las hortalizas de estaciòn, el próximo mes por las recientes lluvias y heladas que dañò los cultivos nacientes.

Además entre otras alzas permanentes , la desvergüenza del precio alcanzado, por el litro de bencina de

95 octanos a $ 650, del cual el gobierno concertacionista, indolentemente cobra y mantiene un impuesto específico, por un beneficio que hoy es extemporàneo, que sumado al IVA, alcanzaba en agosto del 2006 (se reajusta según la unidad tributaria mensual x 6 y por cada 1000

litros de bencina) al 40, 97 %, que van a las arcas fiscales (Ver mi articulo sobre este impuesto).

De $ 10.000 que UD. paga en bencina, solo $5.900, son cargados en su estanque, lo demàs lo recibe el fisco .

La distribución del ingreso, o lo que gana cada chileno, ya refleja otra gran desigualdad. El 80% de nosotros, recibe solo el 37, 8 % del PIB , ingreso cercano a $178.000 mensuales (proyectado según PIB año 2006, US $ 142.000 millones, cerca de 17 millones de habitantes).

Esto significa que el 20% más rico percibe el 62, 2 % del Producto (PNUD “Informe sobre desarrollo Humano 2005”. Ver mi comentario sobre “Distribución del Ingreso en Chile”).

Comparando valores, según la ONG, Programa de Economía del Trabajo, PET, el 50% de los chilenos, ganaba $250.000 o menos. Puede una familia de 5 personas, vivir dignamente, cuando un arriendo según calculo de INE de la canasta del IPC de junio del 2007, tenía un costo promedio mensual de $147.135.

Sin embargo, el análisis científico de la historia económica reciente de Chile, demuestra que los privilegios están siempre presentes.

Recordaré parte de esa historia, a los chilenos que siempre tenemos mala memoria : El sistema bancario de Chile, en pleno gobierno de Augusto Pinochet, colapsó el 13 de enero de 1983, después de algunos problemas que comenzaron en 1979, cuando el dólar se fijo a un precio de $39. Esta política tuvo como efecto una constante apreciación del tipo de cambio real y se incrementó el déficit de la cuenta corriente (“Historia Económica de Chile” de Jaime Troncoso).

Los distintos autores (Francisco Rosende, y Andres Reinstein “Reforma Financiera en Chile”) coinciden en que las personas y las empresas tuvieron un nivel de endeudamiento excesivo, producto de la bonanza momentánea del alza de los activos y las acciones, al que se agregaba una débil legislación bancaria, que controlara los excesos del endeudamiento de instituciones y personas.

Muchos dueños de Bancos tenían un alto nivel de endeudamiento, pues se otorgaban créditos a sus propias empresas que estaban formando o necesitan solventarse como se descubrió, con el caso del Banco Osorno y la Unión (posteriormente Santander Chile) en 1977; y Banco Chile con el Grupo Vial, que obtenía créditos de un Banco en Panamá, de patrimonio compartido con Banco

Edwards y Ohiggins.

Otros factores que influyeron, fueron el precio internacional del petróleo que se increment? en un 88%, junto con un aumento fuerte de las tasas de interes externas, que llevo a varios países, a comprometer su estabilidad financiera, entre ellos México, que dio un aviso a nivel internacional, que algo estaba pasando.

Ya desde septiembre de 1981, el país no tuvo financiamiento externo, debido al corte de los prestamos obtenidos de los llamados petrodólares, que eran los depositos de las utilidades, en los Bancos occidentales por la venta del petroleo arabe, sumado a la caída del precio del cobre y el alza de tasas de interes en USA.

El 02 de noviembre de 1981, se intervinieron 8 instituciones financieras, entre ellas el Banco Español- Chile y el Banco de Talca. Sin embargo en 1981, se presentó la menor inflación en muchos años alcanzando al 9, 5 % anual, debido básicamente al poco dinero circulante.

En mayo de 1982 se interviene dos instituciones de menor importancia, el Banco Austral de Chile y el Banco de Fomento del Bío-Bío.

El 14 de junio de 1982 , se devalúa el peso de $39 a $ 47, llegando a $ 80 en agosto de ese año, calculándose su precio a partir de entonces en base a la fluctuación de una canasta de monedas como el dólar, yen, el marco alemán y otras.

7 meses después, el 13 de enero de 1983, el ministro de Hacienda Rolf Luders, instaura la intervención de la banca privada con la administración provisional de 5 bancos, de los grupos económicos más importantes: Banco de Chile (grupo Vial); Banco de Santiago (grupo Cruzat); Banco Concepción (grupo Gomez- Gallo); Banco Internacional y Banco Colocadora Nacional de Valores (Grupo Cruzat). Junto con ello, se liquidan el Banco BHC (Grupo Vial); el Banco Unido de Fomento y la Financiera Ciga SA y 8 instituciones más.

El Banco Hipotecario y de Fomento Nacional, se le designó un inspector delegado.

Junto a la debacle financiera y la desaparición de los grupos económicos dominantes en ese periodo, la tasa de desempleo llego al 15 %, muy cercana a la tasa de 1975, en que alcanzó al 25 %. El PIB cayó mas del 20%. Se elevan los aranceles de importación de 10 al 20% para defender la producción de bienes de consumo

internos.

El estado pasó a controlar entre el 50 al 67 % de las colocaciones totales del sistema, cifras

solo comparables al periodo 1972-1973, en pleno gobierno de la Unidad Popular. En fin, el gobierno de la dictadura militar de Pinochet, presentaba todos los indicadores contra los cuales había luchado.

En el primer trimestre de 1985, se aprueba la ley 18401, que procedía a la recapitalizacion del Banco de Chile y Banco de Santiago. Se autoriza la capitalización de ambos bancos, mediante la emisión de acciones por $ 28.000 y $18.012 millones respectivamente.

CORFO por su parte, otorgó créditos para la adquisición de los títulos, pagaderas a 15 años plazo y con tope de inversión de 2.000 UF.

La reprivatización de los otros bancos intervenidos (Internacional, De Concepción y Colocadora Nacional de Valores, este último que posteriormente se fusiona con el Banco de Chile), se gestiona sobre paquetes

accionarios mayores, buscándose una alta dispersión de la propiedad, pero repartidas entre personas vinculadas al sistema , lo cual establecía nuevamente los tan recurridos privilegios. Se le llamo tambien a este proceso “Capitalismo Popular”(?).

El Estado aportó el capital y absorbió las pérdidas, que en el caso del Banco de Concepción llegó a

$ 16.700 millones y con el Banco Internacional a $ 2.700 millones.

Otras leyes apoyarían al sistema financiero a recapitalizarse y consolidarse, a través de la iniciativa del Superintendente de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y posterior ministro de Hacienda de Pinochet, Hernan Buchi y a darle estabilidad al sistema hasta hoy en día. Esta fue la ley 18.576 del año 1986 y complementos, ley 18.707 y ley 18.818 de 1988 y 1989 respectivamente, a las cuales se agregaron el Informe de la comisión Carlos Urenda. Entre las

modificaciones legales se dejaba d esde fines de 1989, al Banco Central de Chile con autonomía para operar.

Todas estas leyes quedaron refundidas en la Ley general de Bancos y ley orgánica de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras DFL nº 3, del Ministerio de Hacienda de 1997, publicada el 19-12-1997.

Las nuevas leyes establecen una relación máxima de deuda a capital de 20 veces y que la cartera vencida no debe superar el 2, 5 % de las colocaciones de un banco, que aseguraban en el futuro, una mayor estabilidad del sistema financiero.

También en 1989, se renovó la obligación de recompra de la cartera vencida, riesgosa o mala, hecho que constituye un resguardo por ley de los grandes interes y grupos económicos en Chile, que se había establecido en las primeras operaciones de recapitalización.

En esta Condición, dicha situación se reconocería posteriormente como deuda subordinada, obligación

a pagar, después de las demás deudas del Banco (?) y con los excedentes y utilidades que generara.

En 1990, según Reinstein y Rosende (“Reforma Financiera en Chile”), 11 bancos tenían deuda subordinada con el Banco Central De Chile. Quiero señalar en esta particular situación, la escasez de información clara y

accesible sobre el tema:

Bancos Deuda Fusión % participación sistema

Millones de dólares

Banco del Desarrollo 25

Banco de Crédito 196 5, 65

Banco Sudamericano 97 Scottia Bank

Banco Osorno y la

Unión 182 Santander-

Santiago 8.11

Banco del Pacífico 48

Banco A. Edwards 176 Bco. De Chile

Banco BHIF 312 BBVA

Banco de Chile 1951 A. Edwards 13.27

Banco Internacional 111

Banco de Santiago 1821 Ohiggins 9, 16

Banco de Concepción 632 CorpBanca

Total 5.551 59.49

El 29 de julio de 1995 con la ley 19.396, articulo 21 y modificada con la ley 19.459 del 05-06 de 1996, ante la situación, que los bancos deudores vigentes en 1990, servían US $ 40 millones anuales, pero no cubrían los intereses y la deuda aumentaba año a año, nuevamente se les tiró un salvavidas, esta vez en pleno gobierno de la concertación. El congreso aprobó la llamada ley de deuda subordinada y entregó 2 alternativas a los bancos deudores:

Más sobre

1) Transformar deuda subordinada en 40 cuotas fijas anuales.

2) Emisión y venta de las acciones representativas del

derecho que el Banco Central, tenía sobre los dividendos y el correspondiente pago al instituto emisor.

A este respecto, entiendo perfectamente que el gobierno de Pinochet, quisiera salvar su sistema financiero quebrado y recapitalizarlo lo antes posible con las intervenciones

estatales de 1983 y la ley Buchi de 1986. Lo que no entiendo, como es posible que en 1995 se dicte una ley con el apoyo seguramente de la derecha política, en un gobierno de la concertación, que respaldó nuevamente a los grandes intereses económicos insertos, en la banca nacional y no se procedió fríamente como se hace con cualquier persona natural o persona jurídica, cuando esta en falencia de deuda: liquidando sus bienes y restituyendo como este caso lo ameritaba, los capitales invertidos al alicaído Banco Central y CORFO.

Recordemos las PYME y toda la gente deudora de Chile, a la cual no se le hace ninguna consideración, en el remate de sus bienes. Al contrario, recientemente otra vez, el Congreso chileno entrego US $290 millones de dólares, a los administradores del TRANSANTIAGO (AFT) para que supuestamente, no se incrementara el valor del pasaje, y no asumiendo pèrdidas como debi? ocurrir, hasta que en agosto del 2007, el reajuste de las tarifas, mejorara los ingresos del administrador, como está programado.

De los 5 bancos deudores de la debacle financiera de 1983, 4 emitieron acciones y pagaron al Banco central de Chile y uno transformó la deuda en 40 cuotas (Banco de Chile, que se fusiono con Banco A. Edwards y esta pronto a fusionarse nuevamente con Citigroup del CityBank, USA).

Con esto se dio por terminado el problema de la deuda subordinada (?), recuperándose US $ 1.240 millones de dólares para el Banco Central, quedando estos Bancos, libres de su socio autónomo estatal, segùn alguna literatura.

Sin embargo el gasto total en que incurrió el Banco Central, osciló entre los US $ 5.000 millones y otros que dicen, que el costo total habría alcanzado entre US $ 30.000 a 40.000 millones de dólares.

Para equilibrar las finanzas del Banco Central, debido a los aportes de capital de ese periodo, de dineros que pertenecen a todos los chilenos, el Ministerio de Hacienda, producto de la bonanza del alto precio del cobre, aùn recientemente entrego dos aportes vía Tesorería General de la Republica, con fechas 27-12-2006 y 29-06-2007, de US $ 605.879.000, 92 y US $ 735.974.772, 08 dólares respectivamente, para el Banco Central.

La situaciòn de los otros bancos comprometidos con esta deuda, no se tiene mucha informaciòn.

El Banco BCI, en información de su sitio WEB, señala que pagaron su deuda, el 17 de octubre de 1991.

De la información rescatada, el Banco Internacional también opto por las 40 cuotas, según oficio aclaratorio de su situación de impuestos Nº 2417 (30-08-1996) del SII. por lo cuál se supone que actualmente es deudor activo.

En el primer trimestre de 1997, los accionistas del Banco Concepción, llegan a acuerdo con el Banco Central,

para pagar deuda subordinada, cambiando nombre a CorpBanca.

Con la fusión del Banco de Santiago y el Banco Ohiggins, en diciembre del 2006, pagan deuda

subordinada con entrega de 38.54 % de las acciones de nueva institución (35.100 millones de títulos) al Banco Central.

El caso mas dramatico por el nivel de deuda, es del Banco de Chile, perteneciente al prospero empresario Andronico Luksic Craig, una de las fortunas mayores del país.

Dueño de Quiñenco, CCU, Madeco, Telsur, Viña San Pedro, Ind. Nacional de Alimentos, LQ Inversiones

Financieras y Aguas Antofagasta, empresas que en el año 2006, tuvieron utilidades por US $ 738 millones.

Según informa FELLER RATE y RATING FICHT, el 08 de mayo del 2007, recién pagó en su deuda subordinada, la cuota numero 11 de 3.187.364 U.F. (mas de tres millones de Ufs) de 40 cuotas anuales comprometidas. Le restan aùn 29 años de servicio de su deuda (finaliza año 2036).

Su deuda restante, es de 92.433.556 de UF, (UF al 22-07-2007= $18727, 86) o de US $3.322, 615 millones de dólares (dólar= $ 521, al 22-07-2007), equivalente al 2.34 % del PIB nacional del

año 2006.

La misma empresa FELLER RATE, informa que se entregó un dividendo del 70% de las utilidades del año 2006 , a los dueños de las acciones, de $ 195.250 millones de pesos chilenos (US $ 374 millones de dólares).

Esto constituye una desigualdad para el resto de los chilenos, que no se destine el total de las utilidades, a servir en primer lugar la deuda subordinada, que con estas cifras proyectadas se pagaría en 9 años. Y sin considerar el total de utilidades del holding en el 2006, que rebajaría a 5 años el servicio de la deuda.

La sociedad anónima del Banco Chile, que sirve la deuda (SAOS) es la administradora de la deuda ante el Banco Central de Chile.

Ante la inminente fusión del Banco Chile y CitiGroup (Banco CityBank) anunciada en la prensa el 20 de julio, creo que el Banco Central debe emitir opinión negativa y la Superintendencia

de Bancos e Instituciones Financieras desaprobar esta nueva fusión financiera. No ante la alternativa que sea un mal negocio, que no lo es para el Banco Central, que podría rescatar el total de la deuda del Banco Chile producto de esta fusión.

Es por el efecto negativo de los monopolios y la concentración de las colocaciones (18, 1% en año 2006, sin contar al Citibank) y utilidades del año 2006, donde Banco Chile solo fue superado en utilidades, por Banco Santander con 21, 7 % y 31, 7 % respectivamente y durante el primer trimestre de este año ya alcanzan el 43 % y 44% de las utilidades de ese año.

Por lo demás desde el punto de vista. gremial, ya el año 2002, el presidente de la Confederación bancaria, Luis Messina declaraba en “Punto Final”, que las fusiones de Banco Chile y Edwards; Banco Santander con Banco Osorno y Ohiggins con Santiago, significaba un despido masivo de trabajadores, mínimo 2.000, junto a la perdida de beneficios en previsión de salud, en rebaja de salarios, pago de horas extras en forma regular, debilitamiento del sistema de sindicatos y poca participación en la distribución de utilidades anuales.

Creo que el sistema bancario en Chile obtuvo extraordinarios utilidades que alcanzaron a US $ 1.690

millones de dólares, según SBIF, a diciembre del 2006 con rentabilidades de 18.56 %. Es importante resaltar que según ODECU (del 08-07-2007), el cobro por comisiones fue muy importante dentro de este

resultado, mas aún no ligadas a créditos, aumentado de 10% de los ingresos del 2000 a 17 % en el 2005.

Creo que parte de las utilidades obtenidas por el sistema financiero, parten por la necesidad que tienen

los empresarios, de superar los ingresos del año anterior, sometiendo al personal a extremas presiones de productividad y también por los ingresos marginales, que se obtienen en los créditos de consumo, de incorporar seguros de distinta naturaleza, i ncluidos los de

desgravamen, enfermedades graves, de cesantía, entre otros, que el cliente muchas veces, por no decir todas, no da su aprobación consciente, no lo sabe y otros se le agregan en forma arbitraria sin su conocimiento, o bien lo aceptan por la necesidad urgente de obtener el dinero y

no abortar la operación, aunque muchos no saben, que la ley no obliga a contratar seguro alguno, si no lo desean consciente, voluntariamente y con un fin preciso.

En el análisis de las tasas de interes según colocación y captación, los bancos presentan una gran holgura a su favor. En captaciòn, el interes promedio mensual, es de cifras de 0, 39 % (ahorro 30-90 días) para el cliente, que le significa una ganancia miserable por intereses por su ahorro , versus las tasas de colocación (créditos otorgados) que pueden llegar hasta el tope dado por l a tasa máxima de interes convencional, que al 20 de julio según SBIF (Superintendencia de Bancos) era de 4, 0325 % mensual o 48, 39 % anual. Es decir casi 10 veces de diferencia de interes a favor de las instituciones bancarias. Aqu? la ley no deberia permitir, diferencias tan amplias que benefician al sistema bancario y las distintas instituciones financieras.

Nuevamente la ley privilegia a algunos, mucho mas que a otros, en forma majadera y absolutamente segregacionista.

Curiosamente son los bancos llamados divisiones especializadas, que pertenecen a los bancos tradicionales que compiten paralelamente, como Atlas (asociada a Banco CitiBank); Banco Nova (Banco BCI); Banco CrediChile (Banco de Chile); Banco Santander Banefe (Santander), BanCondell (Corbanca) quienes tienen las tasas mas altas, por créditos de $500.000, que a 24 y 36 meses, rondan con la tasa máxima de interes convencional, en su promedio de tasas máxima informada al SBIF, en la semana 09-13 de julio.

Dentro de los Bancos tradicionales destacan, las bajas tasas de interes en colocación, tanto en su mínima como máxima, es decir, es el Banco más económico en la otorgación de créditos en ese periodo para los $500.000, tanto a 24 como a 36 meses, al Scotiabank Sudamericano (14, 32-17, 93 % a 24 meses).

En tanto el Banco Paris, tiene las tasas más altas para ese periodo, tanto en la mínima como en la máxima (28, 68 a 38, 28 % anual a 24 meses).

En lo referente a las tasas de captación, el promedio ofrecido por los bancos en los plazos de 30 a 90 días en pesos, alcanza a sólo 0.39 a 0, 49 %, es decir 5, 88 % anual. Esta tasa comparada con la tasa de colocación del Banco Scotiabank (14.32%), que es el menos caro en los créditos, resulta ya una relación de utilidad para este Banco de 2, 4 veces, entre el dinero colocado y el dinero captado.(mas de 8% de diferencia).

Esto explicaría la falta de incentivo al ahorro interno que hay en las personas u hogares, que actualmente se da. Desde este punto de vista, los que mas ahorran en forma decreciente son:

A) Las empresas

B) El sector Público

C) El sistema de pensiones

D) los hogares.

Por ello es necesario cambiar el sistema de ahorro, que entregue una mayor utilidad al pequeño inversionista, que pueda fortalecer aun más el sistema financiero actual y recuperar los niveles

de ahorro interno de los años 90, incentivando al pequeño inversionista. Que no se permita por ley, un nivel tan alto de utilidad para los Bancos, como se da hoy día, con diferencias de tasas captacion y colocación tan abismantes, que benefician groseramente en el interés, a los Bancos e instituciones financieras, en perjuicio del ahorrante.

Estos niveles de ahorro eran de 20% del PIB en el año 1980, alcanzando el 21 % en el año 2002.

Recordemos también que la sorpresa de la crisis economica de 1982-1983, podría volver a repetirse, dados los acontecimientos internos y externos, entre ellos, el alza de la tasa de

interes y la crisis de cesación de pagos de los creditos hipotecarios en U.S.A.

De esta forma lograremos que la calidad de vida, que incluso se ha entregado por ley, a los mas privilegiados, puedan ser redistribuido no solamente a unos pocos, sino que extenderlo a la mayoría de los chilenos, que tradicionamente lo constituye la clase media, que hoy esta siendo muy golpeada, por los gobiernos chilenos recientes.

Atentamente:

Artículo escrito e investigado por:

Nelson Castro

Para NuevoPolítico Blog.


Sobre esta noticia

Autor:
Nuevopolitico (56 noticias)
Fuente:
nuevopolitico.bligoo.cl
Visitas:
379
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.