Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Adolescentes: Olé sus "bitsjones"

11/06/2014 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los adolescentes de hoy no dicen “hola” al llegar porque nunca se fueron y tampoco “adiós” al marcharse porque nunca se van. Han crecido hiperconectados a todo lo que les rodea

Del mismo modo que bajamos de los árboles por la escasez de alimento y empezamos a perder los dedos de los pies, las altas hierbas de la sabana en África obligaron a nuestros cuadrúpedos ancestros a incorporarse sobre las patas traseras y así poder ver por encima de ellas para cazar y defenderse mejor, hasta volvernos bípedos al suprimir las patas delanteras y convertirlas en brazos.

Han bastado dos generaciones desde la irrupción de Internet y la telefonía móvil con su subsiguiente revolución en los contenidos, conectividad, redes sociales etc para que hayan aflorado importantes diferencias evolutivas entre los adolescentes de hoy y sus progenitores.

Los adolescentes de hoy a nivel físico tienen dedos mas largos y mas finos, casi como punteros. Su vista supera la de sus padres en focalización y es menos fotosensible. Una mayoría son mas sedentarios y obesos, con mas trasero, y muchos muestran una incipiente chepa o desviación a nivel cervical.

Sin embargo los cambios mas relevantes y profundos lo son a nivel cerebral. Los adolescentes de hoy, al crecer en un ambiente hiper electronificado y conectivizado, tienen mucho mas desarrolladas las áreas del cerebro orientadas a registrar y procesar imágenes y notas y sonidos. A la hora de visualizar cualquier contenido fotográfico o en vídeo muestran muchas mas rapidez y agudeza que sus progenitores al punto de ver y reparar en detalles que a nosotros se nos escapan.

Del mismo modo, tienen hiper desarrollada la facilidad para saltar de una tarea a otra y hasta para simultanearla. No es extraño que estén viendo y escuchando un vídeo por Youtube, delante de la tele y, a ratos, entren en Twitter o contesten un Whatsapp, por ejemplo.

No son por tanto malos, ni asociales, ni insensibles, ni censurables

Les aburre la lectura, el cine y la música clásica, las tertulias, el paseo por un parque y las puestas de sol porque su celular o tablet les dispensa y bombardea con emociones mucho mas fuertes.

Escriben mal y leen cada vez peor, pero por desuso, porque simultáneamente nos dan cien mil vueltas en decenas de capacidades intelectuales que ya son el futuro.

No son amigos del “Hola” y “Adiós” y es acusada su tendencia al “aislacionismo habitacional” pero no es falta de educación o de un carácter asocial por más que así se pretenda ver sino mas bien fruto de la misma evolución. Los adolescentes de hoy no dicen “hola” al llegar porque nunca se fueron y tampoco “adiós” al marcharse porque nunca se van. Han crecido hiperconectados a todo lo que les rodea. Para ellos no hay mas distancias ni separaciones ni ausencias, ni de amigos ni de familiares, que las deliberadamente buscadas. Sus oasis y remansos de paz se los proporcionan ellos mismos cuando dejan sus móviles en silencio, modo avión o directamente apagados.

Por el contrario, cuando sus padres salían de casa, tenían que tener anunciado y programado absolutamente todo -donde iban, con quien estarían, donde se encontrarían y la hora de regreso- porque al salir de casa y del teléfono fijo entraban en la espesura de la selva para pasar a ser náufragos hasta que avistaban una cabina de teléfono. Y hay del que no actuara así porque se arriesgaba a “quedarse tirado” sin poder contactar con sus amigos y conocidos.

No son por tanto malos, ni asociales, ni insensibles, ni censurables. Son producto y consecuencia del mundo que les hemos preparado al nacer. Son evolución necesaria de la incapacidad de muchos de nosotros y de nuestra rancia involución. Son pues una bendición y el presente que nos permite alcanzar el futuro al que nunca accederíamos por nosotros mismos. Olé sus “bitjones”

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
1651
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.