Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La abeja mecánica, un dron miniaturizado, la primera abeja robótica diseñada para polinizar artificialmente la flor

01/12/2016 07:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El robot polinizador “no pretende sustituir a los insectos, pero sí ayudar a su labor y complementarla”del despoblamiento de las colmenas a causa de la desaparición de las abejas, de cuya polinización depende gran parte de la producción mundial de alimentos y el destino de los humanos

Los biodrones podrían paliar la disminución de la población de abejas que sufre Europa y America.

Se ha inventado un dron miniaturizado capaz de encontrar una flor, recoger su polen, y transferirlo. La hazaña ha sido lograda por científicos de la Universidad Politécnica de Varsovia que han creado la primera abeja robótica diseñada para polinizar artificialmente la flor masculina a la femenina para fertilizarla.

Este insecto robótico ya ha sido probado con éxito en el campo y su capacidad de polinizar se ofrece como una “esperanzadora alternativa” para hacer frente a la reducción constante de la población mundial de abejas, según su creador, el ingeniero Rafal Dalewski. “El pasado verano hicimos la prueba y ya tenemos la primera semilla obtenida a través de esta polinización artificial, por lo que queda demostrado que nuestro robot puede hacer casi lo mismo que las abejas reales”, explica Dalewski.

El científico, sin embargo, reconoce que no ha sido capaz de diseñar un dron que pueda producir miel, “aunque la tecnología avanza muy rápido y cada vez nos sorprende más”, bromea. Eso sí, el robot polinizador “no pretende sustituir a los insectos, pero sí ayudar a su labor y complementarla”, puntualiza este ingeniero, quien se niega a valorar quién es capaz de polinizar mejor, si las abejas reales o su dron.

Lo cierto es que este biodrón no solo ayuda a la naturaleza, sino que también lo hace de una manera inteligente, ya que se le puede programar para que se concentre en un área determinada y busque flores de un tipo concreto que polinizar, todo a través de un programa informático.

La Politécnica de Varsovia ha creado dos tipos de drones polinizadores, uno volador y otro terrestre, ambos armados con una especie de plumero que impregnan del polen que reparten luego entre otras flores.

El terrestre tiene más autonomía de trabajo y su batería es más duradera, “así que el agricultor puede retirarse tranquilamente a casa y dejar al dron trabajando hasta que regrese de manera autónoma a su fuente de energía”. Su inventor afirma que estos robots pueden también utilizarse para una “agricultura de precisión” como “dosificadores inteligentes” de fertilizantes, abonos o pesticidas. Añaden que se les puede programar para que depositen determinadas cantidades dependiendo del tipo de planta o de la ubicación.

La universidad quiere poner a trabajar los primeros prototipos a partir de 2017, y pasar a su fabricación en serie en dos años. El invento es especialmente significativo si se tiene en cuenta que la mortalidad de los insectos polinizadores, de los que depende la mayoría de los cultivos, aumenta cada año sin que se sepan las causas.

Hace dos décadas los agricultores franceses llamaron la atención por primera vez sobre un fenómeno que entonces parecía insólito: el despoblamiento de las colmenas a causa de la desaparición de las abejas, de cuya polinización depende gran parte de la producción mundial de alimentos. Este fenómeno ya es global, especialmente en los países con una agricultura muy desarrollada, y han hecho que muchos científicos alerten de los efectos de un mundo sin abejas. En 2014 la UE hizo un primer estudio de mortalidad de abejas que arrojó cifras de entre el 3, 5% y el 33, 6%, según los países.

Un estudio encargado por la Organización de Naciones Unidas desvela que la extinción de insectos polinizadores, como las abejas o las mariposas, podría tener serias y negativas consecuencias para la vida humana.

Que las abejas desaparezcan de la faz de la tierra podría suponer una auténtica alegría para las personas alérgicas y una auténtica tortura para los amantes de su miel. Pero el debate va mucho más allá de estos dos temas banales.

El informe, difundido por la cadena americana CBC News, denuncia que la extinción de estos insectos podría provocar un auténtico desastre a nivel mundial pero... ¿por qué? Pues básicamente porque estos 'individuos alados' son los encargados de polinizar las frutas y verduras del planeta, sin ellos, la reproducción de las plantas sería mucho más complicado.

¿Por qué las abejas están en riesgo de extinción?

El problema es que muchas especies de abejas silvestres, mariposas y otros insectos que polinizan las plantas están empezando a entrar en riesgo de extinción. Dos de cada cinco especies van camino de la extinción para ser exactos. Otros animales que juegan un papel en la polinización -aunque algo menor- son los colibríes y los murciélagos, de los cuales están en peligro una de cada seis especies.

"Estamos en un período de decadencia y notaremos las consecuencias", dijo el autor principal del informe de Simon Potts, director del Centro para la Investigación Agro- Ambiental de la Universidad de Reading en Inglaterra.

Los motivos de la extinción pueden ser muy diversos y van desde el uso de pesticidas, la pérdida de territorio silvestre en pro de las grandes ciudades, los parásitos y agentes patógenos, el calentamiento global...

¿Sin comida en el año 2050?

"La variedad y la multiplicidad de las amenazas a los polinizadores generan riesgos para las personas y los medios de vida", señala el informe. "Si queremos  seguir alimentando al mundo en el año 2050, los polinizadores deben estar ahí para suministrarnos", aseguran.

Pero estos son problemas que quizás puedan corregirse, lo cual no ocurre con el calentamiento global, las soluciones  requieren coordinación entre muchos países y el reciente Acuerdo de Paris (diciembre 2014), puede ayudar a controlar la temperatura del globo. Las soluciones pueden tambien ser locales y en su mayoría se centran en un cambio de la forma de gestionar la tierra y la agricultura.

Un ejemplo. Uno de los mayores problemas es que las grandes extensiones de tierras de cultivo están dedicadas a un solo cultivo por lo que rechazan las flores silvestres. Para solventarlo, y evitar así que las abejas no acudan a los cultivos, Inglaterra ha creado un incentivo para los agricultores para que planten flores silvestres.

Si las abejas desaparecen, también el hombre, dijo Einstein. Recientemente, en la película The Happening (El Incidente/El fin de los tiempos), el director M. Night Shyamalan, retomó una frase de Albert Einstein que dice textualmente: “Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”.

Esta cita resulta de lo más interesante y aterradora en momentos como los que estamos viviendo hoy en el mundo. Es un hecho, las abejas están desapareciendo de diversas partes del mundo y se sabe bien por qué. Pero tan importante como conocer la razón, sería saber el resultado, para evitarlo. 

Nosotros estamos dentro de esa cadena alimentaria, y para comprender este ejemplo a la perfección, es clave conocer la importancia de la biodiversidad, o sea la variedad en los seres vivos. El ser humano viene haciendo desaparecer miles y miles de especies desde hace cientos de año. Talando bosques, cazando indiscriminadamente, cubriendo de ciudades y campos todo el mundo. Y por estas ciudades y sus industrias, hemos cambiado el clima y provocado un calentamiento global.

Los grandes fabricantes de pesticidas y de transgénicos deberían comparecer ante un tribunal internacional

Que las abejas desaparezcan es sin duda consecuencia de esto, como también la desaparición de miles de especies que no las hizo famosas Einstein.

Pero, volviendo a la frase, que ningún entomólogo negará, ¿realmente la dijo Einstein? En Snopes realizaron una interesante investigación sobre el asunto, que es digna de contarse a no ser que sea una promoción de la película de Shyamalan. Y si le agregamos, que las abejas están desapareciendo de verdad… es la mejor película de miedo (digna de Shyamalan).

Pero el asunto es que no se ha encontrado ningún registro de que Einstein haya dicho tal cosa. Investigadores especializados en citas de Einstein han buscado por todos lados, por sus libros, sus escritos, sus entrevistas, dichos, etc, y nada. Incluso realizaron una revisión en los medios gráficos desde 1955, año en que él falleció, y parece que esas palabras comenzaron a aparecer en 1994. Pero lo cierto es que si no la dijo, debiera haberlo dicho, porque es una profecia terrible pero genialmente auténtica.

Y lo hace en el contexto de una protesta en Bélgica que realizaron los cuidadores de los panales de abejas. La profecía de Einstein se distribuía por escrito en un panfleto de la unión de apicultores, que decían que si los forzaban a salir del negocio, por culpa de precios bajos de la miel importada, entonces junto con ellos desaparecerían las abejas, y si ellas desaparecían, también lo haría el hombre.

Las razones que daban es que el 85% de las plantas europeas dependen de las abejas para reproducirse. Será una reacción en cadena, decían. Y tenían razón. Puede que sea falso la atribución a Einstein, pero esa frase ha circulado por todos los medios del mundo desde hace años, y más desde que hace años comenzasen a desaparecer las abejas, y ahora más con la película del señor Shyamalan.

Alemania acaba de prohibir la comercialización de ocho plaguicidas por causar la muerte masiva de abejas. La Oficina Federal de Protección de los Consumidores y Seguridad Alimentaria (BVL) ha suspendido el registro de estos productos usados en el tratamiento de semillas de cultivos como el aceite de colza o el maíz dulce.

El periódico británico 'The Guardian' informaba hace unos días de esta cuestión: según la "Asociación de Apicultores de Alemania" dos terceras partes de las abejas de la región de Baden-Württemberg murieron a principios de mayo tras la aplicación de un pesticida llamado clothianidin. Por otro lado el 99% de las abejas muertas analizadas en un estudio científico presentaban acumulación de este producto químico. En Europa el clothianidin es comercializado por la empresa 'Bayer Cropscience' con el nombre comercial Poncho. Portavoces de Bayer han alegado que la causa de la muerte de las abejas, se debe a un error, que presumen inusual, en la aplicación de estos plaguicidas.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) califica estos productos como altamente tóxicos para las abejas. No es la primera vez que Bayer, uno de los líderes mundiales en fabricación de plaguicidas, es culpada por la mortandad de abejas. En Francia, fue prohibido desde 2006 su uso en semillas de girasol después de que su aplicación provocara la muerte masiva de abejas, y en 2004 ya se prohibió su aplicación en maíz dulce. Hace unos meses las autoridades francesas rechazaron la solicitud de Bayer para que se permitiera de nuevo el uso de clothianidin.

No sólo en Alemania y Francia están desapareciendo, las abejas están amenazadas en todo el mundo. Es inquietante saber que las colmenas están quedando vacías, sobre todo si se tiene en cuenta que el 80% de las especies de plantas con flores dependen de las abejas para ser polinizadas y que por tanto son el sostén de los ecosistemas. Sin polinización no hay frutos, ni legumbres, ni hortalizas, ni vegetales... Su desvanecimiento está provocando pérdidas no sólo económicas sino también de biodiversidad y una hipotética desaparición de estos insectos sería una catástrofe.

En Estados Unidos, donde en algunos estados ha desaparecido hasta el 70% de las poblaciones de estos insectos, llaman a este fenómeno el "síndrome del despoblamiento masivo o del colapso de la colonia" y ya han puesto en marcha un programa de emergencia para combatirlo: el "Colony Collapse Disorder Action Plan".

¿A qué se debe la desaparición masiva de abejas? Según la EPA, se debe a una confluencia de factores: la acción de un parásito llamado 'varroa mite'; nuevas enfermedades como el virus llamado 'Israeli Acute Paralysis virus' (IAPV); el uso de pesticidas y plaguicidas aplicado a los cultivos agrícolas o incluso mayor estrés inmunológico debido a una combinación de todos estos factores. El uso y abuso de plaguicidas debiera ocupar el primer lugar entre los adversarios de las abejas y de la humanidasd. Por ejemplo los pesticidas derivados de la Nicotina han demostrado ser letales.

El uso de los controvertidos pesticidas neonicotinoides en los cultivos de colza son la causa por la que el número de abejas salvajes está descendiendo por primera vez en Inglaterra.

Estos pesticidas se usan en la semilla, de manera anterior a su cultivo, y pueden ser transportadas a todas las partes de un cultivo, es decir, la fauna que se alimenta del néctar de estas plantas también los ingiere.

Los diferentes efectos que los pesticidas pueden tener en las abejas han sido estudiados previamente, pero no había, hasta ahora, fuertes evidencias que uniesen la pérdida de estos animales en un amplio espacio de tiempo de esta especie de abejas, como relata un estudio realizado por Nature Communications.

Ben Woodwock, del Centro de Ecología e Hidrología (CEH en inglés) en Oxfordshire, Reino Unido, y sus compañeros han estudiado los datos de 62 especies de abejas recolectadas por voluntarios provenientes de más de 31.818 estudios en más de 4.000 kilómetros cuadrados de tierra. Observaron estas poblaciones de abejas entre 1994 y 2013.

Lo que descubrieron fue que la media de descenso en las poblaciones de estos insectos en todas sus especies era de un 7% desde el año 2002 (en Inglaterra, los granjeroscomenzaron a usar los pesticidas neonicotinoides en los cultivos de colza en 2002). Algunas especies alcanzaban un descenso del 20% o más. Eran las especies que se encontraban en los cultivos de colza y fueron especialmente perjudicadas. De media, el efecto en su población fue tres veces más grave que en las abejas alejadas de estas plantaciones.

«Al tratarse de un cultivo que florece, la colza es beneficiosa para la polinización de los insectos», explicó Woodcock. “Pero tal ventaja, sin embargo, parece quedar anulada por el efecto de los neocotinoides en el tratamiento de las semillas».

El mensaje es que los pesticidas son dañinos y afectan a más especies de las que se creía, dice Isaac, del CEH.”Este estudio ha aportado la primera prueba de los impactos negativos del uso de los neocotinoides a largo plazo y a nivel nacional para muchas especies de las abejas silvestres que no se habían estudiado antes“, asegura Richard Pywell, también miembro del CEH.

Los pesticidas derivados de la nicotina fueron restringidos temporalmente en la Unión Europea en el año 2003 como medida de protección de las abejas amenazadas.Hay muchos agricultores que piden que se prohiban definitivamente, como otros producctos fabricados por la multinacional Monsanto.

Un equipo de investigación español el Centro Regional Apícola de Marchamalo, en Guadalajara, que depende de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, ha detectado recientemente al parásito de origen asiático 'Nosema ceranae' como causa fundamental del síndrome de despoblamiento masivo. Se trata de un bicho que no sólo está incidiendo en la despoblación, sino también en el descenso de la producción de las colmenas.

En el reciente 'Programa Nacional de Medidas de Ayuda a la Apicultura  del Ministerio de Agricultura, se establece la mortalidad de abejas en España en un 25% (con picos de hasta el 40%) debido a múltiples y complejas causas, que además de las mencionadas, apuntan a los incendios que han arrasado numerosas regiones del país y a factores climatológicos adversos, como las sequías de los últimos años, que han modificado los calendarios de floración de las plantas. Este programa establece las líneas de investigación y acción para lograr un establecimiento y recuperación de las poblaciones de abejas en España.

Por parte de los ciudadanos en general, son recomendables varias cuestiones como comprar miel de producción local, para reforzar este sector productivo; cultivar flores y plantas autóctonas en su jardín o balcón para atraer a las abejas; o incluso ¿por qué no? hacerse apicultor. A los agricultores se les recomienda que no utilicen sobre todo el tipo de plaguicidas (nicotinoides) que afectan a las abejas.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1641 noticias)
Visitas:
8609
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.