Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que N.s.said escriba una noticia?

Abandonado de dulce mirada, anciano invisible

15/06/2009 13:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La pobreza junto a la vejez y el abandono resultan una mala mezcla para culminar nuestras vidas, en una sociedad cada día mas ciega

Eran ya las ocho y treinta de la mañana cuando, una vez mas mientras me dirijía a la oficina, en una especialmente fría y gris mañana de otoño, lo vi una vez mas. Era el mas bello, dulce y abandonado anciano que mis ojos han visto jamás. Su edad presumo que no supera los 65 años pero, por su aspecto, podría jurar que superaba los noventa.

El esperaba ahí, como cada mañana, con su lata en las manos, las que cada mañana estira con gran dificultad a los respetables conductores, seres humanos por definición todos ellos, que cada mañana pasamos por ahí, a la espera de recibir algo para su sustento. Mi hombre invisible casi no camina como lo hacía años atrás, ahora con gran dificultad se apoya en un poste que esta en el bandejón central de la calle pues, cada paso es una tortura. Ya habían pasado tantos días, meses y añosviendolo... una y otra mañana, a veces no estaba y le pregunté la razón, lo que me permitió conversas unos minutos con el hasta que las bocinas me hicieron reanudar mi viaje.

Pero el frío de esa mañana hacía que mis pensamientos solo me conecten con el frío que su fragil y delgado cuerpo dignamente estaba resistiendo. Mi hombre invisible casi siempre estaba ahí, pero esta mañana al tratar de darle alguna moneda sus deditos tocaron una vez mas mi mano y.... el frío de ellos me estremeció el alma. Estaba con sus manos casi moradas, gélidas y su cuerpo cada vez mas delgado. Mis manos abrigadas, como la de los cientos de vehículos que circulamos cada mañana por ahi, mas no las de el, un anciando cuya delgadez debe ser fruto de la falta de alimento y pauperrima calidad de vida, cuyo aspecto ajado sin duda es fruto de una vejez saturada de soledad, sufrimiento y dolor, el que se refleja en su mirada y dulces ojos, sonrriendo mientras el frío inyectaba en sus articulaciones los dolores del diario vivir. Y, me queda en mis ojos la mirada de los suyos, su dulzura al saludarme y decirme adios con su mano fria. Sus ojos, sus tristes y dulces ojos. Esta vez miré a mi alrrededor y me estremeció confirmar lo que cada mañana parecía una clara realidad, el era un hombre invisible.

"...sus deditos tocaron una vez mas mi mano y.... el frío de ellos me estremeció el alma. "

A los ojos de la mayoría nunca fue visto... el trafico es tremendo y a veces tardo mas de cinco minutos en cruzar con mi automovil, y son tan pero tan pocos los que lo miran.... menos aún los que lo ayudan y eso que, la naturaleza con su sabiduría ajena a nuestra capacidad de imaginacion, lo ha rodeado, con el paso de los años de palomas que, aun asustadas por estar en medio de una avenida llena de vehículos, lo acompañan y rebolotean a su lado, llamando la atencion de todos. Pero sin duda, no la suficiente, si es que existe realmente una que sea suficiente para que lo vean. Aun asi, es un anciano invisible.

Esta vez quise convencerme e hice algo que jamás hago, pregunté si lo habían visto. hablé con una amiga, ella es una profesional con la que trabajo que, cada mañana junto a su marido (tambien profesional), pasan por esa misma esquina día a día. Me miró sorprendida, buscó en su memoria y me contestó... "nunca lo he visto". No fue una sorpresa . El sufrimiento y el dolor es una realidad que pocos queremos ver y que conciente o no, tratamos de evadir. La mayoría parece lograrlo con mi amigo, el anciano invisible.

Sin embargo quiero creer que, quien fije su mirada en los ojos de aquel anciano, no podría seguir impávido por su vida, no al menos por algún momento y seguir así, sin verlo cada mañana. Sin duda, es mas facil no mirar, es mejor dejarlo ser aquello en lo que la vida lo ha convertido, en un abandonado y fragil anciano invisible.


Sobre esta noticia

Autor:
N.s.said (1 noticias)
Visitas:
491
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.