Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

A ver quién lo iguala

20/09/2017 05:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Álvaro Morales

Fotografías por Rocío Eslava

Pocos municipios canarios cruzan de norte a sur su isla. Valverde (en El Hierro) es un ejemplo al que se suman algunos de Lanzarote y Fuerteventura, pero el más espectacular, sin duda, es el de Vallehermoso, en La Gomera, lleno de contrastes. Uno de sus muchos e impresionantes barrancos, el de Iguala, acaba en una coqueta y salvaje playa de mismo nombre que, en su conjunto, suponen una excursión más que apetitosa y difícil de igualar en buena parte del Archipiélago. Al final, las mareas y el sol del sur en una de las islas de orografía más compleja, compensan de sobra un esfuerzo que otros se ahorran por mar, pero que, en el fondo, llevan a una perla más de este encantador rincón del Atlántico: otra cala digna del término paradisiaco.

image

Laurisilva, barrancos que quitan el hipo, más que meritoria agricultura en bancales casi imposibles, un patrimonio arquitectónico y cultural de primer nivel y una historia desde los aborígenes digna de estudio componen un mosaico irresistible para visitar un municipio gomero con un nombre que ya es toda una invitación: Vallehermoso. Pero es que, encima, se trata de uno de los pocos en Canarias que realmente atraviesa una isla de norte a sur y que, por tanto, presenta enormes contrastes. Sin duda, un atributo así esconde tesoros variopintos, pero en esta ocasión nos detendremos en uno de la vertiente sureña: un barranco, una playa y, en definitiva, un enclave de Vallehermoso más que digno de copar una jornada completita de senderismo, playa y desconexión. El lugar, el hondo cauce y la cala responden al nombre de Iguala y, aunque el recurso semántico no sea muy original, hay pocas combinaciones que sean tan atractivas y, por tanto, igualables en muchas partes de este Archipiélago genial.

image

Acercarse en coche resulta relativamente sencillo: basta con bajar hasta el núcleo de La Dama por la carretera CV-17. Se desciende desde las zonas de Pavón o Temocodá, junto a La Fortaleza, dentro del mismo municipio. Como casi cualquier vía en La Gomera, se hará zigzag con bastantes curvas, aunque también hay tramos más rectos y, eso sí, espectaculares vistas y parajes en buena parte del recorrido.

La Dama conserva aún gran parte de su tradición agrícola, pero para llegar a la playa hemos de pararnos antes del núcleo poblacional principal y tomar la calle Iguala. Una vía de tierra que nos llevará, tras varios ascensos y descensos, al barranco del mismo nombre, en cuyo cauce, y en la parte alta, se amplifican los cultivos. Aunque dicha calle enlaza con una vereda que lleva al fondo del barranco, desde donde también se llega a la cala, existe otro camino a la izquierda que acorta el trayecto y acaba, asimismo, en el cauce, poco antes de la playa. Al llegar a nuestro destino, veremos a la derecha dos construcciones y una playa de considerables dimensiones que, si bien la componen mayormente callaos, presenta también varias zonas con fina arena, especialmente en verano y en las etapas de bajamar.

image

Más a la derecha, la Punta de Iguala regala coladas de lava junto al mar ideales para la pesca o los lanzamientos de cabeza si el oleaje y las corrientes lo recomiendan. Hacia la izquierda, la playa se agranda hasta otro cabo de menores dimensiones, pero que refuerza la sensación de naturaleza casi virgen, de rincón solitario, con sol casi garantizado todo el año y baños placenteros, toda vez que las mareas del sur son más benignas que las norteñas, aunque siempre conviene extremar la precaución.

La Punta de Iguala se remata con un roque visible desde el cercano y turístico enclave de Valle Gran Rey, desde cuyo puerto, así como del de San Sebastián, parten muchos barcos de recreo, pesca o particulares que arriban hasta Iguala en busca de lo mismo: baños de lujo en un espacio que cautiva y bajo la compañía de un sol que no suele desertar.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1059 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
2228
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.