Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapolillacubana escriba una noticia?

‘Cyberdisidencia’: la historia se repite

17/03/2012 03:34
0

‘Cyberdisidencia’: la historia se repite

Por Vincenzo Basile

Eliecer Ávila, un joven cubano procedente de una pobre familia guajira y -gracias a la Revolución- graduado en la UCI, se está quemando todas las etapas para convertirse en otro cyberdisidente, es decir alguien que lamenta escasez de recursos y falta de libertad pero que de repente se transforma en "twitero", escritor-analista (léase periodista improvisado) y pronto -según sus palabras- también bloguero.

No pude evitar leer su última publicación en el Diario de Cuba. El título es "La maquinaria de la información.

Debo decir que, inicialmente, el artículo me había interesado. Eliecer hace una premisa sobre el poder de los grandes medios que están vinculados con los círculos de poder económico-político que lideran, planifican y provocan los principales acontecimientos internacionales. Sigue enfatizando la importancia de internet como herramienta para los pueblos del mundo para obtener informaciones alternativas, libres de influencias políticas.

Pero, tras esa pequeña premisa de solo seis líneas, empieza el mismo papel de "opositor al gobierno". Aparecen, refiriéndose a Cuba, palabras como ideología cerrada que controla los medios, industria que controla todas las instituciones, organizaciones y personas que pueden emitir cualquier tipo de contenidos dirigidos al pueblo, románticos izquierdistas que del exterior idolatran al gobierno de Cuba pero que no vivirían un solo mes con un empleo y una libreta de racionamiento de las que tenemos nosotros. Sigue una larga lista de cosas que un extranjero no podría resistir viviendo en Cuba (casa de yagua, piso y tierra; el tan odiado picadillo de soya; las colas en las tiendas; el precio prohibitivo de un viaje al extranjero; una "insoportable" vida ajena de internet y de todas las tecnologías), es decir todos los típicos problemas que sufren personas amenazadas por un régimen dictatorial.

Como si eso no fuera suficiente, empieza a atacar los "puntos fuertes" del gobierno de Cuba: salud y educación. El muchacho (recordemos, desde guajiro hasta ingeniero informático) no niega los logros en esos ámbitos -que en Cuba son mejor que en muchos otros países- pero el cubano pasa menos del uno por ciento de su vida dentro del aula o de un hospital. A Eliecer esto ya no lo satisface, necesita algo más: alimentos (¿cuáles?), ropa, zapatos, vivienda, electrodomésticos, transporte adecuado (¿a qué nivel de vida?), es decir la canasta de productos básicos de cualquier sociedad del Tercer Mundo.

Y por último información y libertad. Hablando de esto, Eliecer se convierte en analista de política internacional en un subcapítulo titulado "La actualidad mundial en los medios cubanos".

Aquí aparece, según mi lectura, mucha incoherencia. Eliecer ha introducido su artículo con una admisión del poder de los grandes medios que sirven a intereses políticos y económicos y afirma que no quiere que se repita todo lo que dice Occidente, pero al mismo tiempo lamenta el hecho de que los medios en Cuba reflejan los hechos de una forma totalmente distinta a como los refleja todo el mundo. Y por supuesto sale a la luz el tópico del "bloguero independiente" que, más que alguien que reclama libertad de información, parece un periodista de CNN. Los "monstruos", las encarnaciones del mal, los países canallas son siempre los mismos. De los casi doscientos países que actualmente forman la comunidad internacional, solo tres países interesan al muchachito -Libia, Siria e Irán- y, por casualidad, se trata de los mismos tres países objeto de la actual campaña mediática de los países del Norte.

El gobierno cubano, según él, debería decir que Muamar el Gadafi era un asesino, que Bashar Al-Assad es un genocida y que Mahmud Ahmadineyad es un peligroso terrorista. El hecho de que los medios cubanos no dicen esas cosas, genera la que él define "maquinaria de la información" a través de la cual el gobierno cubano controla y manipula la información mundial.

Es raro ver que Eliecer, como todos los cyberdisidentes, está interesado solo a particulares acontecimientos internacionales. En otra entrada (Carta abierta a Yoani Sánchez) me preguntaba, y retóricamente le preguntaba a ella, por qué razón nunca habla de Arabia Saudita, de las monarquías petroleras del Golfo Périsco o de países latinoamericanos como Colombia y Chile.

El papel siempre es el mismo: que se les llame Yoani Sánchez, Laura Pollán, Guillermo Fariñas o Eliecer Ávila, siempre se trata de personas que reclaman falta de recursos pero que de repente llegan a disponer de dinero para enviar mensajes a Twitter, de una computadora para escribir artículos y, tal vez, de una conexión a Internet para enviar sus escritos a los "periódicos" de Miami; siempre se trata de personas que supuestamente reclaman libertad y derechos humanos pero que no se atreven a criticar ciertos acontecimientos internacionales.

Concluyo citando una afirmación del presidente de Ecuador, Rafael Correa: "es increíble que en un país donde supuestamente no hay libertad de expresión, alguien pueda hacer tales afirmaciones".

Tomado de "Capítulo cubano"

*Italiano, máster en informática, fotógrafo aficionado y enamorado de Cuba

Share this:Me gusta:Sé el primero en decir que te gusta esta post.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en